dijous, 12 de març de 2009

Un canto en el desierto
La productora riojana i Audiovisuales estrena en Logroño un documental sobre el Sáhara de la arnedana Beatriz María
... Y cuando resuenen los versos sobre tambores, tiemblen los muros de la vergüenza... Un canto épico de los saharauis da pie a Thaidina, música en un desierto, película documental sobre la historia y situación actual de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) realizada por la productora riojana iAudiovisuales y dirigida por la arnedana Beatriz María. Un documento que busca concienciar a España sobre su parte de responsabilidad en el conflicto internacional de la antigua colonia del Sáhara Occidental y denunciar su alto coste humano.
«España sigue siendo de alguna manera la potencia administradora de ese territorio -recuerda María-, con lo cual todas las violaciones de derechos humanos son en parte responsabilidad española. Lo que nosotros deseamos es echar una mano a esta gente para que la opinión pública pueda descubrir esta realidad. Ése sería nuestro mayor logro».
La película, producida en colaboración con Chancleta Films y RASD Televisión, y patrocinada por el Gobierno de La Rioja y el Ayuntamiento de Logroño, será estrenada esta noche (a las 20 horas) en los cines Moderno. Su distribución posterior comprende la presentación en festivales internacionales de cine documental españoles, centroeuropeos, latinoamericanos y, por supuesto, en el Sáhara.
Thaidina muestra la situación actual del pueblo saharaui, pero no sólo la que se vive en campos de refugiados como Tindouf, en Argelia, a donde al menos llega la ayuda humanitaria, sino también la de los territorios ocupados por Marruecos, donde las violaciones de derechos humanos son motivo de constantes denuncias por parte de las principales ONG internacionales. A través de testimonios personales grabados no sin riesgo en diferentes localizaciones se relata la historia de este país, reconocido hoy en día por casi un centenar de estados de todo el mundo y que, sin embargo, sufre el bloqueo del proceso de liberación debido a la inacción de la ONU y la ambigüedad de un país tan directamente involucrado como España.
Cabe recordar que en 1975 España se desentendió de su entonces provincia africana cuando Hasan II, aprovechando la agonía de Franco, ocupó el Sáhara mediante la llamada Marcha Verde. Durante años el Frente Polisario combatió a Marruecos en clara situación de desigualdad y desde 1991 rige en la zona un alto el fuego arbitrado por una misión especial de Naciones Unidas. Un muro levantado por Marruecos y vigilado por decenas de miles de soldados mantiene cercados en el desierto a los saharauis. Mientras, la comunidad internacional continúa sin hacer cumplir el aprobado referéndum por la autodeterminación de la RASD.
«Tenemos confianza en que se desbloquee esta situación de vacío -afirma Ahmed Salek, delegado de la RASD-Frente Polisario de La Rioja-. Pero, mientras esperamos, el pueblo saharaui sigue exiliado en un desierto inhóspito y sobrevive sólo gracias a la solidaridad internacional, especialmente la del pueblo español».