dilluns, 23 de febrer de 2009

El nuevo enviado de la ONU da esperanzas a los saharauis
A diferencia de su antecesor en el cargo, Christopher Ross reconoce el derecho de autodeterminación
El nuevo enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, Christopher Ross, dio ayer un poco de esperanza a los habitantes de los campos de refugiados saharauis al afirmar que busca una solución que "tenga en cuenta el derecho de autodeterminación" de este pueblo.
Tras reunirse con el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Abdelaziz, en Rabuni, la capital administrativa de los campamentos, el diplomático estadounidense se dirigió a los periodistas en un perfecto árabe clásico.
"He venido a Tinduf para escuchar las opiniones de la parte saharaui para poder hacer avanzar las negociaciones a las que ha llamado la ONU", explicó.
Unas negociaciones que permitan encontrar "una solución política mutuamente aceptable, que tenga en cuenta el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación", añadió.
Ross no avanzó una fecha para la quinta ronda de negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario, pendiente desde marzo de 2008, pero sí dejó entrever que se ha marcado una "hoja de ruta" para llevar a cabo la misión que le encomendó el secretario general de la ONU, Ban Ki-
moon, el pasado 7 de enero.
Ayer anunció que su gira por la región, que comenzó en Rabat y seguirá en Argel, Madrid y París, le llevará también después a Washington.
Ross afirmó que en Argelia, España, Francia y Estados Unidos "intercambiará los puntos de vista" y buscará "los medios de relanzar las negociaciones".
Al declarar que la solución debe tener en cuenta el derecho de autodeterminación saharaui, Ross se desmarca igualmente de la propuesta de autonomía marroquí, que descarta la celebración del referéndum.
Sobre este punto incidió el presidente de la RASD, Abdelaziz, quien consideró que la cuestión es "muy simple y clara" y que la solución "pasa por el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación".