dimecres, 6 de juny de 2012

El joven saharaui Said Dambar enterrado por las autoridades marroquíes sin el consentimiento de su familia


El Aaiun, territorios ocupados del Sahara Occidental

Lunes 4 de junio de 2012

Las autoridades marroquíes de ocupación en El Aaiun sacaron esta mañana de la morgue de la ciudad al joven Said Dambar que ha permanecido en un congelador 17 meses bajo la negativa de las autoridades realizarle un autopsia, como pedía su familia, y lo han enterrado sin su consentimiento.
La familia de Said Dambar, asesinado el 22 de diciembre de 2010 por policías marroquíes, fue sorprendida esta mañana a primera hora sobre las 08:30 por varios agentes de la policía marroquí a bordo de tres vehículos que se detuvieron frente a la casa e irrumpieron dentro de ésta, dirigidos por el adjunto de la seguridad de la ciudad y otros oficiales de la policía marroquí.
Según un comunicado emitido hoy por la familia de "Said Dambar", explican que su madre Jira Ahmed Embarek, de 76 años, fue persuadida por el adjunto de la seguridad de la ciudad para firmar un documento del que desconocía su contenido; a través del mencionado documento los militares marroquíes pretendían llevar el cuerpo del joven que ha permanecido casi dos años en la morgue en espera de que se le practicara un autopsia que fue negada por las autoridades de la administración de ocupación marroquí. La madre del joven se negó a firmar el documento, entonces los policías salieron de la casa y arrojaron el documento frente a la puerta del domicilio y se marcharon con el cuerpo del joven. Lo enterraron sin la autorización de la familia y ni consultar con ella. La familia se encuentra repartida entre Tenerife, Fez en Marruecos y el Sahara Occidental.
Según este documento, expedido el 4 de junio de 2012, en la Oficina del procurador General del Rey  y de la Corte de Apelaciones, el cuerpo de Said Dambar había sido enterrado el 09 de enero de 2012. La familia también denuncia que no se les ha dado tiempo a reaccionar, ya que denuncian que en el documento se anuncia el entierro, para el que la familia nunca ha dado el consentimiento, después de pasar 17 meses y 15 días en la morgue del hospital de la ciudad, hecho que les hace mantener su convicción en exigir una investigación para esclarecer las circunstancias de la muerte de su hijo Said Dambar.
La familia hace un llamado a las organizaciones internacionales de derechos humanos para que ejerzan presión sobre Marruecos a fin de esclarecer el asesinato del joven por arma de fuego, a manos de policías marroquíes
CODESA, organización saharaui de Derechos Humanos que sigue con especial atención el caso del joven asesinado hace dos años, condena esta arbitrariedad que aplican las autoridades de ocupación marroquí contra los saharauis, por asesinarlos e enterrar sus cuerpos sin la presencia ni autorización de sus familiares. Y exige al estado marroquí el esclarecimiento de las circunstancias de su asesinato aunque esto requiera desenterrarlo y practicarle una autopsia con la intervención de profesionales independientes.

La familia de Dambar denuncia que su cadaver ha sido enterrado sin su consentimiento
GUINGUINBALI  LAURA GALLEGO Islas Canarias 04/06/2012

La sospechosa muerte de Hamdi Etarfaoui en el Sahara Occidental ha traído a la memoria de todos, el caso de Said Dambar, fallecido hace 17 meses por el disparo de un policía. Ahora y entonces, los mismos argumentos para justificar la actuación policial: ajuste de cuentas, diferencias personales. En el caso de Dambar, parece que nunca se sabrá. Porque tras dos años esperando una investigación, esta mañana, su cadáver ha sido enterrado sin el consentimiento de la familia, según ha denunciado la hermana de la víctima.
Según las informaciones facilitadas por Mattu Dambar, sobre las 8:30 horas, las autoridades de El Aaiún, todavía conmocionado por la muerte de Etarfaoui, se han personado en su casa con una orden escrita del tribunal asegurando que el cadáver del joven, fallecido en diciembre de 2010 y desde entonces esperando en la morgue por una investigación justa, debía ser enterrado a las 9:00 horas.
La madre de Dambar se negó a firmar dicha orden y siempre según el testimonio de Mattu, arrojó el papel al suelo, a lo que los agentes del gobierno marroquí reaccionaron abandonando la casa de la familia después de asegurar que "era su problema hacer caso omiso" de la misma porque sería enterrado de cualquier manera. Pocas horas después, la familia ha conocido que su hijo ha sido efectivamente enterrado con la única presencia de agentes marroquíes en el cementerio de Jat Eramla.
Diversos activistas saharauis consultados aseguran que el cementerio estaba cerrado y rodeado por fuerzas militares que impiden acercarse siquiera al mismo, como también lo está la propia vivienda familiar.
De ser cierta esta información, la tan ansiada investigación sobre las circunstancias de la muerte de Dambar nunca se producirá. Entonces, como ahora con Etarfaoui, se habló de un ajuste de cuentas entre el agente y Dambar. No obstante, entonces, como ahora la comunidad saharaui apunta al crimen político, y coinciden en destacar que si la investigación “la hace el verdugo, evidentemente se va a exculpar”. “Por mucha gente que asesinen nunca se señalarán como culpables”, añaden.