divendres, 17 de setembre de 2010

La Policía marroquí golpea y deja parapléjica a una joven saharaui

La agredida trataba de proteger a una embarazada. Los agentes irrumpieron en su casa y apalearon a su familia. Un tratamiento en España podría devolverle la movilidad. 20 MINUTOS. REBECA QUEIMALIÑOS. 14.09.2010 Es otra historia cruel y habitual localizada en el norte del Sáhara Occidental. Los habitantes de El Aaiún malviven hacinados entre incómodos silencios en el trastero del mundo. Pero alguna vez se sobreponen al pánico y rompen sus faringes para gritar consignas de libertad. Y la libertad es proporcional a los minutos que invierte la Policía marroquí en aparcar sus lecheras en el desierto, ajustar los cascos antidisturbios y golpear aire, brazos, dignidad y cerebros. La rabia derrotó a la mesura el pasado 30 de agosto. Un grupo de jóvenes se concentraron en cualquier calle y aullaron contra la ocupación. La Policía marroquí corrió y empezó la caza. La dispersión despejó la calle en menos de un minuto. Pero los agentes localizaron presas en casas colindantes y comenzó la segunda fase de la represión: acceder a propiedades privadas y golpear indiscriminadamente a ciudadanos saharauis. Agresiones físicas La familia Foucraui auxilió a un grupo de jóvenes que burlaban las porras de la Policía. Hasta que la Policía burló la puerta de su domicilio. Y comenzó la recreación alauí de La naranja mecánica. Los golpes cortaron el aire, hasta que uno cortó la espalda de la joven Foucraui. Literal. Intentaba proteger a una mujer embarazada de la agresión policial cuando un mal golpe la dejó inmóvil e insensible de cintura para abajo. La familia la trasladó a un hospital de El Aaiún, pero ante la precariedad de los recursos humanos del centro médico, varias familias recaudaron 600 euros para trasladarla a la ciudad de Agadir. Es inútil luchar contra las institucionesAhora descansa en una habitación y espera los resultados de unas pruebas que determinarán si la lesión es reversible o definitiva. Aunque los primeros análisis sugieren que un traslado a España sería clave para recuperar la movilidad. Algunas ONG que trabajan sobre el terreno gestionan su viaje, pero los costes del traslado han imposibilitado, por el momento, esta opción. La familia ha denunciado la agresión ante la Policía, pero la Policía es marroquí. "Es inútil luchar contra las instituciones. Es acusar al propio sistema de los abusos que comete", explica el observador civil Pablo Álvarez desde El Aaiún. Antes de colgar informa de que enviará la historia y las fotografías de dos mujeres saharauis atropelladas intencionadamente por un Policía. Recientemente envió el testimonio de un joven al que amenazaron con violar a orillas de un río. Llueve sobre mojado. Un juicio justo o su liberación Tres activistas saharauis detenidos el pasado mes de octubre tras viajar a los campos de refugiados en Tinduf (Argelia) anunciaron este lunes su intención de iniciar una huelga de hambre de 48 horas para exigir un juicio justo o su liberación incondicional. Los tres fueron arrestados en Casablanca hace once meses, junto con otros cuatro activistas, acusados de "atentar contra los intereses de la nación" por haber supuestamente contactado durante su estancia en Tinduf con altos cargos del Frente Polisario y de la seguridad militar argelina.