divendres, 12 de desembre de 2008

Venta de armas

FERRAN GÓMEZ RODRÍGUEZ Barcelona 07/12/2008 Actualizada a las 13:17 El lector Opina

Buenas noticias para la paz mundial: España, junto a un centenar más de países, ha firmado la convención sobre las bombas de racimo, celebrada estos días en Oslo, que prohíbe la fabricación, almacenamiento, venta y uso de este armamento (4/ XII/ 2008). Este gesto por parte de nuestro gobierno es, sin duda, admirable. Pero al leer esta noticia me vino a la memoria otro gesto que nuestro Gobierno tuvo durante el pasado año. El titular rezaba así: "España continuó en el 2007 su tendencia alcista en venta de armas, con un crecimiento del 10% con respecto al 2006" (17/ IX/ 2008). Marruecos es uno de los mejores clientes en este negocio si se tiene en cuenta que, en febrero del presente año, el Gobierno formalizó un contrato con Marruecos para la venta de armas de alta tecnología militar por valor de 200 millones de euros.

Dicho esto, es preciso recordar que Marruecos ocupa ilegalmente el Sáhara Occidental, ex colonia española, desde hace más de treinta años incumpliendo las resoluciones de la ONU al respecto, y comete diariamente graves violaciones de los derechos humanos contra la población civil saharaui. Ante el bloqueo en el que se encuentra el proceso de descolonización del Sáhara Occidental (última colonia en África),la guerra es una posibilidad cada vez más cercana debido a la política represiva y de desgaste que lleva a cabo Marruecos. ¿Sabe nuestro Gobierno contra quién puede potencialmente usar estas armas Marruecos? ¿A qué se debe este doble rasero de prohibir la fabricación y uso de un tipo de armas y, al mismo tiempo, vender alta tecnología militar a un país que no respeta los derechos humanos ni el derecho internacional en materia de descolonización? Estos lamentables hechos confirman, en mi opinión, que la firma de la Convención sobre las Bombas de Racimo no es más que una estrategia de imagen de cara a la galería, ya que, por otro lado, nuestro país es responsable de lo que sucede en el Sáhara por acción, debido al apoyo militar a Marruecos, y por omisión (al no asumir nuestra responsabilidad histórica con la ex colonia, que perteneció a España hasta 1975) del genocidio lento y silenciado que está sufriendo el pueblo saharaui. ¿Qué pensarán los saharauis sobre la firma de la Convención de Oslo?

Fuente: La vanguardia. Secció el lector opina (7/12/2008)