dijous, 28 d’agost de 2008

El presidente de la República Saharaui estima la explotación ilícita de Marruecos de las riquezas naturales saharauis entre 4 y 5 mil millones de dólares por año
El presidente de la República Saharaui, Mohamed Abdelaziz, ha estimado que la explotación ilícita de las riquezas naturales del Sáhara Occidental por Marruecos se eleva a "entre 4 y 5 mil millones de dólares", lamentando el silencio que mantiene la comunidad internacional.
En una entrevista con el diario argelino Achaab, el presidente saharaui se lamenta de que "Marruecos ha gastado más de cien mil millones de dólares por su ocupación del Sáhara Occidental cuando esa cantidad podría haber sido invertida en el desarrollo económico de Marruecos".
El presidente saharaui se lamenta con fuerza de la actitud francesa de alinearse con la proposición marroquí de "autonomía" en el Sáhara Occidental, lo cual, insistió "no hace más que alimentar la crisis entre las dos partes en conflicto e impide levantar el edificio del gran Magreb", precisando que "sin el apoyo de Francia a Marruecos, la región ya se habría librado de este problema y Rabat se habría puesto de acuerdo con la legalidad internacional".
Formuló además la esperanza de que Francia, país miembro del Consejo de Seguridad y conocido por defender los Derechos Humanos y el Derecho Internacional, "adopte una postura honorable y equitativa ante el asunto del Sáhara Occidental, que es un problema de descolonización y la última colonia que queda en África en este siglo XXI".
Al referirse a la reanudación de las negociaciones, Mohamed Abdelaziz expresó "la disponibilidad de la parte saharaui a continuar los debates bajo los auspicios de la ONU, pero sin el actual representante especial del Secretario General, que se ha apartado de la neutralidad en el conflicto al apoyar la postura marroquí, con el fin de llegar a un arreglo del asunto del Sáhara Occidental que garantice el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación.
En este contexto, el presidente precisó que "el alto el fuego no es la retirada de las armas", afirmando que "el pueblo saharaui defenderá por todos los medios legítimos incluyendo volver a las armas para arrancar sus legítimos derechos a la autodeterminación y a la independencia", añadió la misma fuente.
La RASD es reconocida por países como Sudáfrica, Uruguay, Burundi, Paraguay y Vanuatu, que han establecido relaciones diplomáticas, dijo M. Abdelaziz, reconfortará la legitimidad de la causa del pueblo saharaui que lucha desde hace 33 años por su independencia.
Es también miembro fundador de la Unión Africana y miembro observador en la Internacional Socialista, recordó. El presidente de la República Saharaui evocó la crítica situación de los Derechos Humanos perpetrada por los servicios de seguridad marroquíes contra los indefensos ciudadanos saharauis en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.
"Arrojan a personas desde helicópteros, y entierran otras vidas en fosas comunes con tractores", así como la implantación del muro de la vergüenza que se extiende a lo largo de una distancia de 2400 Kms del Sáhara Occidental, apoyado por los diferentes tipos de minas prohibidas por las convenciones internacionales, de lamentó.
El presidente saharaui reclamó igualmente que se haga toda la luz sobre la suerte de más de "151 prisioneros de guerra saharauis, 500 civiles dados por desaparecidos entre los años 70 y 80 y que se libere a 64 presos políticos saharauis de las cárceles marroquíes desde el comienzo de la Intifada en los territorios ocupados del Sáhara Occidental en mayo de 2005.
Al tratar del aspecto humanitario, el presidente ha reafirmado que el Frente Polisario "rechaza categóricamente el uso de las ayudas como medio de presión contra el pueblo saharaui", saludando "a Argelia que asiste desde 1975 a los refugiados saharauis y sin condiciones previas".
Por otra parte, Mohamed Abdelaziz ha apreciado especialmente la donación de un millón de euros por el Gobierno italiano por medio del PAM y otro de dos millones de euros el pasado julio a favor de los refugiados saharauis.
Fuente: Sahara Press Service