dijous, 20 de març de 2008

Termina la 4ª ronda de negociaciones de Manhasset sin verdaderos avances

La cuarta ronda de negociaciones directas entre Marruecos y el Frente Polisario en Manhasset, cerca de Nueva York, terminó el martes sin registrar avances verdaderos, indica una fuente próxima a las conversaciones.
Los dos protagonistas del conflicto en el Sáhara Occidental acordaron una quinta cita, a propuesta de Peter Van Walsum, Enviado Personal del Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, al Sáhara Occidental, que tiene la misión de facilitar las negociaciones, añade la misma fuente.
Aparte del acuerdo de principio de las delegaciones marroquí y saharaui de volverse a reunir de nuevo alrededor de una mesa de negociaciones, en un lugar y fecha que están por concretar, las posiciones de las dos partes han permanecido divergentes, añade.
En efecto, como en las tres rondas precedentes, la delegación marroquí se ha negado a debatir otra cosa que su plan de autonomía para el Sáhara Occidental, posición que el Frente Polisario considera que va en contra de las resoluciones del Consejo de Seguridad, que ha pedido a las dos partes que negocien "sin condiciones previas".
El lunes, primer día de las negociaciones, estuvo "centrado en la aplicación de las resoluciones 1754 y 1783 del Consejo de Seguridad", mientras que el segundo y último día se debatió sobre la ampliación de las medidas de confianza", según la ONU.
Estas dos resoluciones, aprobadas en 2007, pedían a las dos partes en conflicto que negociasen "de buena fe y sin condiciones previas" para alcanzar una "solución política mutuamente aceptable, que respete el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación".
Sin embargo, Marruecos y el Frente Polisario se han puesto de acuerdo para extender el programa de intercambio de visitas de las familias saharauis entre los campamentos de refugiados y los territorios saharauis ocupados, indica esta fuente.
Según los términos de este acuerdo, las familias saharauis, separadas por el muro de arena construido desde el año 1980 por Marruecos, que divide en dos el territorio del Sáhara Occidental, podrán dirigirse de una parte a la otra de ese muro por vía terrestre. Hasta ahora no tenían más que la vía aérea como única posibilidad de transporte.
En sus resoluciones 1754 y 1783, aprobadas en 2007, el Consejo de Seguridad pidió también a las dos partes en conflicto que negociasen "de buena fe" para alcanzar una "solución política mutuamente aceptable, que respete el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación".
Uno de los negociadores del Frente Polisario, M'hamed Jaddad, había indicado en vísperas de esta 4ª ronda que la delegación saharaui se proponía "insistir para que las medidas de confianza propuestas esta vez por el ACNUR (Alto Comisariado de la ONU para los Refugiados) y el Enviado Personal del Secretario General de la ONU puedan ser aplicadas, especialmente en el aspecto del respeto a los Derechos Humanos".
Mohamed Jaddad mencionó en este contexto el desminado a lo largo del muro de arena construido desde el año 1980 por Marruecos, que divide en dos el territorio del Sáhara Occidental y ante el que están diseminadas unos 6 millones de minas.
Habló también de las "voces que se alzan cada día de las mazmorrasmarroquíes donde yacen hoy unos sesenta presos políticos saharauis que siguen una huelga de hambre en condiciones difíciles".
El ACNUR supervisa actualmente un programa de intercambio de visitas de las familias saharauis entre los campamentos de refugiados y los territorios saharauis ocupados desde 1975 por Marruecos.
Fuente: Sahara Press Service