dilluns, 17 de març de 2008

El Polisario y Marruecos inician el domingo la cuarta ronda de negociaciones en Manhasset

Las negociaciones directas entre Marruecos y el Frente Polisario sobre el conflicto del Sáhara Occidental se reanudarán el domingo en Manhasset, cerca de Nueva York, en una cuarta ronda, con poca esperanza de conseguir un avance, según el pronóstico de la ONU, bajo la égida de la cual se desarrollan las conversaciones.

Tras haber dirigido tres rondas de negociaciones desde junio entre las dos partes en conflicto, el mediador de la ONU, Peter Van Walsum, declaró en febrero que aún no se había encontrado una solución para este conflicto que ya dura 33 años.

"No tengo un nuevo plan para salir del bloqueo", añadió el Enviado Personal del Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, para el Sáhara Occidental, durante un recorrido por la región.El problema del Sahara Occidental, "hay que recordarlo, es un asunto de descolonización, lo que implica una responsabilidad de Naciones Unidas para con el pueblo saharaui", declaró en una entrevista con la APS Mhamed Jadad, uno de los negociadores del Frente Polisario.

"Corresponde pues a la ONU asumir esta responsabilidad, llamar al orden a Marruecos para que ponga fin a sus tergiversaciones y decirle que ya es hora de organizar el referéndum de autodeterminación", añadió la víspera de la marcha de la delegación saharaui hacia Manhasset.

La finalidad de las negociaciones "es clara : encontrar una solución que garantice el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación, lo que está mencionado en el texto de las resoluciones 1754 y 1783 aprobadas en 2007 por el Consejo de Seguridad", recordó Jadad.Esto pasa por la celebración de un referéndum de autodeterminación, en el que el pueblo del Sáhara Occidental pueda decidir por sí mismo sobre su porvenir, entre todas las opciones posibles : independencia, integración Marruecos o autonomía, explicó.

El negociador saharaui señaló que el proyecto de arreglo del Frente Polisario formulado en esos términos incluya de hecho la proposición de autonomía pregonada por Rabat que sin embargo rechaza todo punto de vista que no sea el suyo, lamentó, denunciando la "posición fija marroquí".

"Desde el punto de vista del Frente Polisario, todas las proposiciones deben ser ofrecidas al pueblo saharaui en una consulta electoral. Eso es la democracia", afirmó.

El pueblo del Sáhara Occidental "ha demostrado durante los tres últimos decenios que rechaza categóricamente y de forma inapelable todas las soluciones que no tengan en cuenta su punto de vista", continuó.

"Ya es hora de que el punto de vista del pueblo saharaui sea escuchado y oído, porque es la única manera de alcanzar una solución justa y definitiva", insistió.

Los negociadores saharauis y marroquíes se han reunido en Manhasset en tres ocasiones bajo los auspicios de la ONU desde junio de 2007, sin llegar a un avance.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, llegó a decir en su último informe al Consejo de Seguridad sobre el Sáhara Occidental que no había habido aún "verdaderas negociaciones" entre las dos partes.

Si las tres rondas no han sido concluyentes, estimó el Sr. Jadad, "es porque Marruecos tiene su propia interpretación tendenciosa y unilateral de los textos de Naciones Unidas, mientras que para el Enviado Personal de la ONU, la comunidad internacional y el Consejo de Seguridad, los textos son claros: se trata de negociar para alcanzar una solución que garantice el derecho a la autodeterminación".

Preguntado sobre el resultado que se espera de la cuarta ronda de conversaciones, que debe durar tres días, señaló que "la actitud de Marruecos, la carrera de armamento a la que está entregado y las declaraciones de oficiales marroquíes" no permiten mucha esperanza.

"Todo ello no indica verdaderamente que exista una nueva voluntad de hacer de esta próxima cita una piedra en el edificio de paz que debemos construir juntos bajo los auspicios de Naciones Unidas, sino que indica más bien un encabezonamiento y un mantener la posición fija que Marruecos siempre ha tenido y que ignora totalmente las resoluciones del Consejo de Seguridad", continuó.

Sin embargo, dice que espera que esta cuarta ronda "será el lugar y el momento para que las Naciones Unidas concluyan que es imposible continuar por este camino".

Marruecos "hace perder a la comunidad internacional tiempo y medios y ya es hora de que se imponga el punto de vista de la comunidad internacional, lo que implica el respeto a la Carta de Naciones Unidas y a las resoluciones del Consejo de Seguridad, es decir la celebración de un referéndum de autodeterminación para el pueblo del Sáhara Occidental en el plazo más breve", afirmó.

"Es la única solución capaz de garantizar la paz y la estabilidad en la región", señaló.El Sr. Jadad indicó que la delegación saharaui va a "insistir también para que las medidas de confianza propuestas a la vez por el ACNUR (Alto Comisariado de la ONU para los Refugiados) y por el Enviado Personal del Secretario General de la ONU puedan ser aplicadas, especialmente en el aspecto del respeto a los Derechos Humanos".

Mencionó también "las voces que se alzan cada día de las mazmorras marroquíes donde yacen hoy unos sesenta presos políticos saharauis que siguen una huelga de hambre en condiciones difíciles".

"Esto implica que la comunidad internacional acuda en apoyo de esas personas y le pida a Marruecos que ponga fin a la represión a la que somete al pueblo del Sáhara Occidental en las zonas ocupadas", concluyó.

Fuente: Sahara Press Service