diumenge, 23 de novembre de 2008

Sultana Jaya: ´Vamos a resistir; no nos van a doblegar´
Sultana Jaya, activista saharaui torturada por las autoridades marroquíes en los territorios ocupados.En España, se recupera de las graves heridas a consecuencia de los golpes de los guardias marroquíes.
JAVIER RUIZ SANTA CRUZ DE TENERIFE El caso de Sultana no es único. La mujer saharaui ha sido desde la ocupación marroquí del Sahara Occidental en 1975 la piedra piramidal sobre la que se ha asentado la resistencia de su pueblo. Violaciones, torturas, malos tratos, detenciones arbitrarias, abortos forzosos, asesinatos de bebés, secuestro de sus hijos o desapariciones son las armas que se despliegan contra ellas un día tras otro desde hace 33 años, tal y como confirman organizaciones internacionales de tanta credibilidad como Amnistía Internacional o Human Right Watch. Sultana es una de ellas, un caso que simboliza la tragedia de todas y cada una de las mujeres saharauis, una tragedia que apenas despierta el interés de la comunidad internacional y de aquellos gobiernos que se denominan democráticos.
El 9 de mayo de 2007, Sultana Jaya, una joven saharaui natural de Bojador "desterrada" por las autoridades de ocupación en el Sahara al territorio marroquí por su participación en manifestaciones pacíficas en defensa de los derechos humanos, participaba en una sentada junto con sus compañeros estudiantes de la Universidad de Marrakech. Súbitamente, centenares de unidades antidisturbios cargaban contra las pocas decenas de estudiantes saharauis que coreaban consignas y Sultana era "salvajemente golpeada". Fruto de "la paliza" la joven saharaui perdía un ojo. Sujetándolo en su propias manos, era trasladada a la comisaría de Jamaa Lafnaa. Sin recibir asistencia médica alguna, Sultana era interrogada durante horas al borde de la inconsciencia. Aún así, todavía recuerda a uno de los policías decirle a un compañero que le pegara más para que perdiera el otro ojo y le viene a su mente la imagen de los gatos de la comisaría lamiendo su sangre mientras permanecía tirada en el suelo.
Hoy, recuperándose en España, sólo desea volver al Sahara mientras intenta dar a conocer la situación de los saharauis en su tierra.
- ¿Por qué decidió ir a estudiar a Marrakech?
- Fui desterrada a Marruecos por mi implicación en la Intifada que iniciamos en mayo de 2005. Decidí proseguir mis estudios de francés en una academia de cierto prestigio y la más cercana era la de Marrakech.
- ¿Mantenía actividades políticas antes de su detención?
- Por supuesto, yo al igual que muchos jóvenes saharauis hemos mantenido un compromiso con nuestra causa nacional y llevamos a cabo actividades políticas y de defensa y reclamación de nuestros derechos humanos.
- ¿Qué clima existía en la comunidad de estudiantes saharauis en Marrakech los meses y días anteriores a ser detenida?
- De ebullición. A diario llevábamos acabo actividades dentro del campus. Sentadas, manifestaciones solidarias con los presos políticos saharauis y las víctimas de las agresiones de los destacamentos de intervención marroquíes en las ciudades saharauis ocupadas y en el sur de Marruecos. El régimen marroquí debía tener constancia de nuestra presencia y lucha diaria.
- ¿Cómo pudo abandonar el territorio controlado por Marruecos y cómo ha sido el proceso de su recuperación?
- Gracias a una ONG sueca me fue otorgado un visado humanitario sin el conocimiento de las autoridades marroquíes. Estuve una semana en Estocolmo, dando charlas y testimonio de lo que está ocurriendo en las zonas ocupadas y la falta de garantías en materia de derechos humanos. El 9 de septiembre llegué finalmente a Barcelona, donde fui sometida a una operación muy delicada para colocarme una prótesis ocular. A día de hoy, sigo con revisiones periódicas, sufriendo dolores intensos en la cabeza y las secuelas de los golpes.
- ¿Tiene previsto volver a vivir al Sahara?¿Cuándo?
- Por supuesto, ardo en deseos de reanudar mi lucha diaria allí.
- ¿Cree que su vida en el Sahara volverá a ser igual alguna vez? ¿En qué cambiará?
- Mi vida cotidiana es la misma y mi sacrificio es por una causa justa, la causa de nuestro pueblo. Yo no soy un símbolo, símbolos son los caídos en combate y en las mazmorras marroquíes. Sólo cambiará que desde ahora y en adelante veré al régimen marroquí con un solo ojo, pero preciso e intenso, y no escatimaré ningún esfuerzo para luchar sin tregua hasta la victoria final.
- Sabe que si vuelve los marroquíes volverán a intentar callar su voz. ¿No tiene miedo?
- No tengo miedo. Estoy segura de que mi vida no vale más que la de otros compatriotas.
- Después de que Marruecos haya estado 30 años intentando privar a las nuevas generaciones saharauis de conocer su historia, los jóvenes saharauis se han convertido en el elemento más activo de la lucha del pueblo saharaui por su libertad ¿Cómo cree que se ha producido el proceso?
- Marruecos se equivocó pensando que con el tiempo esto se acabaría. Subestimó la fuerza y la voluntad de nuestro pueblo y el potencial que forman las nuevas generaciones de saharauis. Nosotros tenemos la convicción de que la justicia basa la causa que defendemos.
- ¿Puede decir qué diferencias existen entre su planteamiento y el que hasta ahora han mantenido las generaciones que lucharon antes que ustedes por la causa de la liberación saharaui?
- No existe tal diferencia, sólo se trata de una adaptación a la nueva situación. Después de esta espera tan larga, había que actuar y la Intifada era la alternativa más lógica. Es un método más para arrebatar nuestros derechos legítimos a quien nos los usurpó.
- Tanto el Frente Polisario como la sociedad saharaui en general recibe presiones enormes de los jóvenes para reanudar la lucha armada. ¿Qué opina?
- Nadie desea la guerra; somos un pueblo que ama la paz. La invasión nos obligó a empuñar las armas porque era la única alternativa que nos quedaba.
- Desde su detención y especialmente desde su llegada a España, ¿ha sido su familia, que permanece en los territorios ocupados, objeto de alguna amenaza o agresión por parte de las autoridades marroquíes?
- Sí , los mantienen en un estado de vigilancia permanente y les aplican un boicot económico para silenciar mi voz. Sigue la represión allí contra todos los saharauis y las continuas violaciones de los más mínimos derechos; las detenciones diarias, los juicios sumarios, el maltrato continuo... Y luego están los campamentos de refugiados de Argelia. Es otra tortura, pero no hay alternativa. No es culpa exclusiva de Marruecos; la comunidad internacional es particípe, especialmente España. Eso sí, tenemos la suficiente convicción en la justicia de nuestra causa y podemos resistir cien años. La paciencia es un defecto de los nómadas del desierto y nunca nos van a doblegar.
Fuente: laopinion.es