dilluns, 11 d’agost de 2008

Esfuerzo y sudor (Homenaje a todos aquellos que dan esperanza)

En todas las guerras siempre acaba recordándose una batalla porque cambió el signo de la guerra, porque duró mucho, porque se batieron los contendientes con fiereza... Recuerdo unas cuantas, pero quisiera recordar una en particular por lo que supuso en vidas, por contra quien se luchaba y por lo que hubiera pasado si esa batalla se hubiera perdido. Fue, esta, una batalla que duró casi tanto como la guerra.

La batalla de Inglaterra fue decisiva en la segunda guerra mundial. Fue una de esas batallas que creó héroes y leyendas. La victoria permitió tener una cabeza de puente desde la que lanzar una ofensiva (la más grande en toda la historia) contra un dictador que había secuestrado casi toda Europa. Hoy estamos luchando en otra batalla, una que, esperamos, lleve a la victoria a un Pueblo que hace más de 33 que lucha por su independencia. Una batalla en la que luchamos contra casi todos: Marruecos, políticos, dinero... una batalla que es diferente de las que han habido a lo largo de la historia, en la que se lucha en otro entorno, con otros medios, en la que una parte de los contendientes no van con armas que matan, que usan la palabra, en la que compaginamos nuestra vida civil con la lucha por una causa justa. Esta batalla se libra en la red.

Hoy me ha recordado un amigo que tan solo hace un par de años los blogs y webs pro saharauis eran muy pocas, que ha habido un crecimiento muy importante de la presencia del movimiento solidario en la red. Tiene razón, hay muchas más, y el ruido que hacemos ha sido el suficiente para que "el enemigo" haya iniciado más ataques con su particular "Brunete Mediática" con "El País" como buque insignia. Estos sitios, que se hacen con más ganas que recursos, luchan contra otros que se hacen con más recursos que ganas. Pero aún así no desfallecen, siguen día a día al pié del cañón con las manos sobre el teclado dando más guerra que nadie. Son gente que solo pueden ofrecer, como dijo Chruchill al inicio de la contienda, "esfuerzo, lágrimas y sudor". Seguro que os falta una palabra... "sangre". Pero esta no la ponemos nosotros, esta la ponen los saharauis, los de las zonas ocupadas y los de los campamentos. Tenemos suerte, no es la nuestra, aunque la hagamos propia. Unos se baten cada día en la Intifada que aunque sea pacifica es respondida con la violencia del que no tiene razón, los otros, pierden salud y vida viviendo en unos campamentos de refugiados cada vez más desatendidos por la comunidad internacional.

Algún día, cuando todo esto acabe, tomando un te en El Aaiún Liberado, hablaremos de esta batalla, no como la más importante ni la última, sino como la penúltima batalla el la guerra del Sahara. La ultima será la que librarán los saharauis en la celebración del referéndum de auto determinación. ¡Y la ganarán! Sigamos dándoles esperanza, sigamos trabajando, sigamos sacando tiempo de donde no lo hay porque los enemigos que tienen son muchos y poderosos.

Esta guerra la ganará la esperanza. Y llegará un día en el que tendremos que repetir la frase pero en esta ni faltará ni se necesitará, para estar completa, la palabra sangre. Ese día será el de la reconstrucción de un país que necesitará esfuerzo, sudor y lágrimas.. de felicidad.

Fuente: saharalibre.es