dissabte, 31 de maig de 2008

Se denuncian en Madrid las violaciones de los Derechos Humanos

Varias asociaciones saharauis defensoras de los Derechos Humanos denunciaron en Madrid las graves violaciones de esos derechos en los territorios saharauis ocupados por Marruecos, mientras que varios partidos políticos españoles y los embajadores de Argelia y de Sudáfrica reafirmaron el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación.

Al exponer el miércoles el tema : "Territorios ocupados y Derechos Humanos", el segundo día del encuentro organizado el martes y el miércoles por las universidades públicas de Madrid sobre el Sáhara Occidental, representantes del Colectivo de Defensores Saharauis de los Derechos Humanos (CODESA), de la Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones de los Derechos Humanos (ASVDH) y de la Asociación de Familiares de los Desaparecidos y Presos Saharauis (AFAPREDESA) denunciaron alternativamente a las autoridades marroquíes que "continúan su política de represión contra la población saharaui en los territorios saharauis, especialmente desde que empezó la intifada".

En ese contexto, denunciaron las violaciones de esos derechos, las detenciones arbitrarias cotidianas así como los juicios inicuos y las amenazas de muerte contra los militantes saharauis, y por lo tanto contra el pueblo saharaui "por el solo hecho de expresarse libremente a favor de su independencia". Los defensores de los Derechos Humanos fueron unánimes al pedir que se publique el informe elaborado en 2006 por el Alto Comisariado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, denunciando de paso a los países occidentales que están detrás de que no se publique.

"La posición (de esos Estados) hace de Marruecos uno de los países que no puede ser condenado en el marco de la ONU a pesar del nivel elevado y gravísimo de las violaciones de los Derechos Humanos en los territorios saharauis ocupados, incluso contra el mismo pueblo marroquí", señaló Brahim Numria, miembro del CODESA.

Esta impunidad fue denunciada también por los demás oradores que citaron ejemplos concretos de militares marroquíes que fueron declarados inocentes y que sin embargo son responsables de la muerte bajo la tortura de varios saharauis.

Otros militantes de los Derechos Humanos a los que vino a añadirse el testimonio del vicepresidente de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos, Abdelillah Benabdeslam, quien trazó un cuadro sombrío de la situación de esos derechos en los territorios ocupados y en Marruecos-, pidieron que se abran esos territorios a las ONG internacionales para "que puedan dar testimonio de la violenta represión que se abate sobre el pueblo saharaui".

Las organizaciones presentes afirmaron, por otra parte, la decisión de los saharauis de continuar su lucha pacífica "sea cual sea el precio que haya que pagar para defender el derecho a la autodeterminación", advirtiendo que esta lucha "tendrá sus limites y el pueblo saharaui recurrirá a otros medios para defenderse".

Al hablar sobre el tema : "La dimensión internacional del Sáhara Occidental», los embajadores de Argelia y de Sudáfrica en España, Mohamed Hanneche y Vusi Bruce Koloane, reafirmaron nuevamente en esta ocasión el derecho del pueblo saharaui a le autodeterminación, un derecho confirmado por la comunidad internacional en su conjunto.

En su turno de palabra, Hanneche insistió sobre la existencia del "hecho nacional saharaui y la conciencia nacional del pueblo saharaui", que constituyen desde hace 40 años, dijo, el "pilar de la reivindicación nacional saharaui". Hanneche afirmó que el problema saharaui "no es un contencioso entre Argelia y Marruecos", y recordó la "posición constante y de principio" de Argelia respecto a este conflicto.

En ese contexto, recordó una vez más que Argelia "siempre afirmó desde el principio que no tenía ninguna reivindicación ni intención sobre el Sáhara Occidental y que, al tratarse de un problema de descolonización, se le debe aplicar imperativamente la legalidad internacional representada por la organización de un referéndum de autodeterminación".

Recordó que existe un "marco jurídico internacional para solucionar este conflicto que se encuentra a nivel de Naciones Unidas, y la comunidad internacional debe poder mantener esta misión de acuerdo con sus objetivos".

Sobre el tema de las negociaciones de Manhasset entre el Frente Polisario y Marruecos, el embajador argelino constató que los debates "no han avanzado en realidad a causa del intento de Marruecos de imponer unilateralmente su tesis de la autonomía". Para la región del Magreb, señaló que solucionar el asunto del Sáhara Occidental "abriría perspectivas prometedoras" para relanzar la Unión del Magreb Árabe (UMA) y la integración económica de la región magrebí, en el momento, observó, en que " importantes desafíos políticos y económicos se plantean a los países de la región".

El embajador sudafricano denunció, por su parte, a Marruecos "que quiere que todo el mundo reconozca que la única solución para el conflicto pasa por la autonomía en el marco de la soberanía marroquí". El diplomático sudafricano, que reiteró la posición de su país respecto a la RASD, afirmó que su reconocimiento por Sudáfrica "obedece a la legalidad internacional", y reiteró el apoyo de su país a la "justa causa saharaui, tanto más cuando el Sáhara Occidental es la última colonia de África". "La ocupación ilegal de ese territorio por Marruecos afecta a la legalidad internacional y viola el principio sagrado de la intangibilidad de las fronteras heredadas del colonialismo", añadió, afirmando que su país apoya por consiguiente a la RASD para que ésta pueda desempeñar el papel que merece en el seno de la Unión Africana.

Por otra parte, diputados de los diferentes partidos políticos españoles como el Partido Socialista Obrero Español (PSOE, actualmente en el poder), el Partido Popular (PP, principal partido de la oposición), la coalición Izquierda Unida o el Partido Nacionalista Vasco (PNV), pidieron al Gobierno español que defienda el principio de que se respete la legalidad internacional, y criticaron el papel de Francia, de Estados Unidos y el de España en el conflicto del Sáhara Occidental.

Para el principal dirigente de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, el conflicto saharaui "refleja las carencias de la legalidad internacional", lamentando el hecho de que su país "haya privilegiado los intereses de seguridad en el Magreb en detrimento del derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación.

Fuente: Sahara Press Service