dissabte, 10 de març de 2007

DECLARACIÓ DE TIFARITI (resum)
La Conferència Internacional de Solidaritat amb el Poble Sahrauí
també va aprovar una versió resumida de la Declaració de Tifariti
DECLARACIÓN DE TIFARITI. RESUMEN
La Conferencia Internacional de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, reunida en Tifariti, el 26 y 27 de febrero de 2007, apoya la lucha por la independencia del pueblo saharaui, bajo la dirección del Frente Polisario, que se desarrolla desde hace 30 años contra la ocupación ilegal del Sahara Occidental por parte de Marruecos. La lucha del pueblo saharaui está legitimada por la Carta del la ONU, por más de 50 resoluciones que avalan el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui y por el reconocimiento de la RASD por la Unión Africana y por 85 paises del mundo. En su declaración de Tifariti, la Conferencia Internacional: Destaca la resistencia de los refugiados saharauis que llevan desde 1975 en los Campamentos de Refugiados (sroeste de Argelia) así como la importancia de las movilizaciones pacíficas que desarrollan los activistas y los ciudadanos de los Territorios Ocupados. Condena la agresión militar y política desencadenada por Marruecos desde 1975, amparada en los acuerdos ilegales de Madrid, así como la violación constante por parte de Marruecos de los acuerdos del Proceso de Paz puesto en marcha en 1991, que reconocen el derecho inalienable de los saharauis a la autodeterminación a través de un referéndum, organizado y supervisado por la ONU Condena la política de opresión, represión y persecución marroquí contra la población saharaui en los territorios ocupados: hostigamiento de los activistas de derechos humanos, torturas, juicios sin garantías y condenas exageradas en cárceles inhumanas. Denunciamos las desapariciones de ciudadanos saharuis y el uso de la violencia por parte de las fuerzas de ocupación marroquíes. Denuncia la explotaicón ilegal e indiscriminada de los recursos naturales del Sahara Occidental incluyendo aquí los recientes acuerdos pesqueros con la Unión Europea. Declara nulo el proyecto unilateral de "autonomía" para el Sahara Occidental, ya que contradice toda legalidad internacional y porque quiere imponer al pueblo saharaui un hecho colonial vergonzaoso einadminsible y muestra su asombro ante las declaraciones delPresidente de Francia, que define esta propuesta de Marruecos como "constructiva" cuando se gtrata de una nueva violación del derecho internacional. Francia, como miembre del Consejo de Seguridad de la ONU, ganaría credibilidad si utilizara su influencia para lograr que Marruecos coopere con la ONU y garantice así la celebración de referéndum de autodeterminación y el respeto de los acuerdo de Houston y del Plan Baker. España debe asumir sus responsabilidades políticas, jurídicas, históricas y éticas, recogiendo el sentir de la inmensa mayoría de la sociedad civil. Debe asumir su papel como antigua potencia colonial y contribuir a una solución justa que respete la legalidad internacional. Denuncia la reciente venta de armas -que incluye 1200 blindados- a Marruecos y su abstención a la hora de apoyar la última resolución de la Asamblea General de la ONU sobre el Sahara Occidental. Estos hechos no hacen sino alentar Marruecos a proseguir en su rebelión contra el derecho internacional y a seguir con la violación de los derechos humanos en los territorios ocupados. Denuncia que el acuerdo de pesca firmado por la Unión Europea con Marruecos, es un acto contrario a la legalidad internacional ya que incluye ilegalmente las aguas jurisdiccionales saharauis. Interpela a la UE para que actue sin dilación contra la violación de los derechos humanos en el Sahara Occidental. Exige a la ONU velar para que las Agencias (ACNUR y PAM) cumplan con sus compromisos con los refugiados saharauis, impidiendo así que se puedan suscitar dudas sobre la posibilidad de una acción oculta dirigida a ejercer presión sobre el pueblo saharaui. La ONU también debe garantizar el respeto de los derechos humanos en los territorios ocupados y llevar a cabo el proceso de descolonización del Sahara Occidental y su culminación con el referéndum de autodeterminación para el pueblo saharaui. La Conferencia piede que la ONU amplie las competencias de la MINURSO, para incluir entre ellas la defensa de los derechos humanos y la protección de la población civil saharaui. La Conferencia anima y alienta al movimiento solidario a continuar su labor de apoyo a la causa del pueblo saharaui en su lucha por la libertad