divendres, 16 de gener de 2009

Marruecos rompe con Venezuela

Rabat justifica la decisión por la creciente hostilidad del Gobierno de Venezuela hacia la integridad territorial del reino

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos ha anunciado hoy el cierre de su embajada en Caracas y su traslado a Santo Domingo. En un comunicado , ha explicado que toma la decisión a causa de "la creciente hostilidad de las autoridades venezolanas a la integridad territorial del Reino de Marruecos y tras las recientes medidas de apoyo a la seudo República Árabe Saharaui Democrática (RASD) adoptadas por el Gobierno de ese país".

La iniciativa marroquí va más allá que una mera llamada a consultas del embajador, pero no llega a ser una ruptura de relaciones diplomáticas. Prueba de ello es que la Embajada de Venezuela en Rabat podrá seguir abierta, según indican fuentes diplomáticas marroquíes.

El enfado de Marruecos con Venezuela se debe al apoyo del presidente Hugo Chávez al Frente Polisario, el movimiento que lucha por la independencia del Sáhara Occidental. Situado entre Marruecos y Mauritania ese territorio fue colonia española hasta 1975, pero actualmente bajo control marroquí excepto una franja oriental escasamente poblada.

Desde que llegó al poder Chávez se declaró partidario de la independencia del Sáhara Occidental y apoyó al Frente Polisario que fundó la llamada RASD a la que reconocen unos 80 países, en su mayoría africanos y algunos latinoamericanos, pero ningún miembro permanente del Consejo de Seguridad ni tampoco España, la antigua potencia colonial.

El pasado sábado el nuevo embajador de Venezuela en Argel, Héctor Michel Mújica, se desplazó hasta los campamentos de refugiados de Tinduf, en el suroeste de Argelia, para presentar sus credenciales a Mohamed Abdelaziz, el líder del Polisario y presidente de la RASD. Aprovechó para reiterar el "respaldo de su país al derecho de autodeterminación del pueblo saharaui a la autodeterminación y al establecimiento de un Estado independiente".

Marruecos no ha roto con los países que reconocen a la RASD, pero suele mantener con ellos un nivel más bien bajo de relaciones políticas y diplomáticas. Rabat se retiró en 1982 de la Unión Africana, la organización que reagrupa a casi todos los países del continente, cuando esta admitió a la RASD como miembro de pleno derecho.

Las negociaciones entre Marruecos y el Polisario sobre el futuro del territorio empezaron en 2007, bajo los auspicios de la ONU, en Manhasset, un suburbio de Nueva York. Hasta la fecha no ha dado ningún resultado.

Fuente: Elpais.es