dijous, 8 de gener de 2009

El estadounidense Christopher Ross, nuevo mediador en el conflicto del Sáhara

Las reticencias de Marruecos han retrasado cuatro meses el nombramiento

Ban Ki-moon, el secretario general de la ONU, se ha tomado algo más de cuatro meses en confirmar al norteamericano Christopher Ross, de 65 años, que es el nuevo mediador en el conflicto del Sáhara Occidental que enfrenta a Marruecos y al Frente Polisario desde hace 33 años. Este miércoles, por fin, le ha nombrado, según reza un comunicado.

A principios de septiembre Ban Ki-moon eligió a Ross, un alto funcionario del Departamento de Estado que ha sido embajador en Argelia y en Siria, como sustituto del diplomático holandés Van Walsum cuyo mandato no fue renovado después de que el Polisario pidiese su destitución en agosto. Van Walsum anunció su destitución en una tribuna publicada en EL PAÍS el 28 de agosto.

Mohamed Abdelaziz, el líder del movimiento independentista saharaui, escribió poco antes a Ban Ki-moon una carta muy crítica con Van Walsum que en una entrevista con EL PAÍS sostuvo en julio que la independencia de la antigua colonia era inviable y apostó por aceptar como base de la negociación la oferta de autonomía que hizo Rabat para el territorio que le entregó España.

Hasta el verano se habían celebrado cuatro rondas negociadoras entre marroquíes e independentistas saharauis en una sede de la ONU en Manhasset, un suburbio de Nueva York. Van Walsum presidió aquellas rondas en las que no se produjeron avances.

El Polisario y Argelia, el país que acoge en la región de Tinduf a los refugiados saharauis, dieron rápidamente su luz verde al nombramiento de Ross así como las potencias occidentales que siguen de cercar el conflicto del Sáhara como EE UU, Francia o España.

Marruecos se mostró, en cambio, reticente y sólo el mes pasado acabó dando su visto bueno. La diplomacia marroquí no tenía en principio nada contra Ross, aunque algunos temen que su larga estancia en Argelia pueda influirle, pero estaba, en cambio, empeñada en que la negociación se reanudase en Manhasset sobre los postulados establecidos por el depuesto Van Walsum. Así lo dieron a entender los ministro marroquíes de Asuntos Exteriores, Taieb Fassi-Fihri, y de Comunicación, Khalid Naciri.

El comunicado que anuncia el nombramiento de Ross señala simplemente que el nuevo enviado especial deberá ponerse a trabajar con las partes enfrentadas y los países vecinos (Argelia) teniendo en cuenta las más recientes resoluciones del Consejo de Seguridad y "los progresos efectuados hasta la fecha" en Manhasset.

Antes de convocar una nueva ronda negociadora Ross efectuará una gira por los países de la región y también se reunirá en Tinduf con la dirección del Polisario. Aunque es un asunto menor para la diplomacia de EE UU, los saharauis independentistas confían en que la administración demócrata de Barack Obama sea más sensible a sus argumentos que la republicana de George Bush a la que tachan de promarroquí.

Fuente: elpais.com