dimarts, 17 de juny de 2008

Un rapero saharaui en Porriño
Yslem lleva 8 años viviendo en España y está grabando su primera maqueta.
VERÓNICA PALLEIRO / PORRIÑO Las noches de rap que se suenan en el parque del centro de Porriño son multilingües. Yslem, un chico saharaui de 20 años, es uno de los raperos que canta allí en dos idiomas: árabe y castellano.Llegó a España a través del proyecto "Vacaciones en Paz" de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui y desde hace ocho años se considera porriñés. A pesar de su juventud ya se ha independizado aunque continúa en contacto con su familia de acogida. "Dios me dio una madre española, una segunda madre para mí y gracias a eso hoy tengo papeles" explica.Es natural de Techla, en el Sáhara, allí comenzó su afición por el rap. Solía escuchar las letras en francés del grupo argelino MBS y, cuando llegó a Porriño, comenzó a componer sus propios temas. "Las letras se me ocurren mientras trabajo o en cualquier parte, surgen frases y rimas" explica Yslem, aunque su nombre artístico es "Hijo del Desierto".Ahora está grabando su primera maqueta, ya está prácticamente acabada e incluye colaboraciones de amigos raperos. "Los instrumentales que tiene son de productores de la zona de Porriño, Vigo o Portugal; suenan bien pero en una segunda maqueta me gustaría que la música tuviese más sonidos del Sáhara".La idea de Yslem es exportar su música a su tierra natal. El verano pasado fue de visita a su pueblo y se llevó con él un mp3 repleto de canciones propias. "Allí no hay radio, se usa una especie de minicadena y con unos altavoces grandes suena la música para todos. Es el método que se utiliza también para dar las noticias, con un micrófono conectado a los altavoces".Cuando vuelva la próxima vez al Sáhara, le gustaría poner en marcha una auténtica emisora de radio "para que mis canciones pudiesen escucharse en más lugares" ya que para él, "el rap sirve para decir lo que piensas, te da libertad para comunicar", opina.Su maqueta "Cuestión de Fe" ya incluye letras de contenido social, comprometidas con la situación política de su pueblo y también con la mujer. "Yo creo que el pueblo saharaui es liberal pero mis letras son en contra del machismo y defienden el papel femenino; como madre y como mujer" explica. Sabe que poder vivir de la música es difícil y se conforma con componerla y colgarla en http://www.myspace.com/.